El mobbing ya afecta al 9% de los trabajadores, pero sólo se da en empresas donde no hay buen ambiente laboral

El País. Borja Vilaseca. 26/11/2006

Los acosadores suelen ser personas poco brillantes, que actúan por envidia, inseguridad o por necesidad de control.El acoso laboral, más conocido como mobbing, ya es uno de los mayores problemas relacionados con la salud laboral en España. Según un reciente estudio, afecta al 9,2% de los empleados, que acaban por salir voluntariamente de las empresas, causar baja por depresión o incluso suicidarse. Los expertos aseguran que estas víctimas de violencia psicológica suelen ser personas que destacan en un entorno laboral mediocre. Varias compañías ofrecen planes de formación encaminados a erradicar este mal, que propicia la pérdida anual de cerca de 2 millones de días de capacidad laboral y más de 55 millones de euros en bajas.

El etólogo austriaco Konrad Lorenz (1903-1989), premio Nobel de Medicina, es el padre del término mobbing. Lo inventó para referirse al comportamiento agresivo de ciertos grupos de animales con el fin de echar a un intruso de su territorio. En 1986, el psicólogo sueco Heinz Leymann extrapoló este concepto al ámbito empresarial y lo describió como una “situación en la que uno o varios individuos ejercen sobre otra persona una violencia psicológica extrema, de forma sistemática y durante un tiempo prolongado, con la finalidad de destruir sus redes de comunicación, mermar su reputación, perturbar el ejercicio de sus labores y lograr que finalmente abandone el lugar de trabajo”.

Lo cierto es que “las víctimas de esta violencia psíquica son injustamente criticadas y ridiculizadas por su entorno”, que a su vez “menosprecia continuamente su trabajo con el objetivo de conseguir la desestabilización emocional” y su consecuente baja laboral, según las investigaciones de Leymann. Este autor demostró que fruto de este acoso los afectados caían enfermos, sufrían ataques de ansiedad y, en el 5% de los casos, incluso pensaban en el suicidio como salida.

Desde que se hicieron públicas sus conclusiones, muchos otros especialistas en recursos humanos han seguido sus pasos. El objetivo de todos ellos es conseguir crear un ambiente agradable y productivo, en el que cada uno de sus miembros pueda desarrollar sus capacidades sin miedo de ser fustigado por jefes o compañeros. En España destaca la repercusión que están teniendo los libros Mobbing, o cómo sobre vivir al acoso psicológico en el trabajo (editorial Sal Terrae) y Mobbing, manual de autoayuda (editorial Aguilar), ambos del profesor de la Universidad de Alcalá de Henares Iñaki Piñuel.

En su opinión, “este acoso se produce en ambientes de trabajo con una organización productiva desastrosa e incompetente, donde el poder se ejerce inadecuadamente”. También afirma que “los afectados suelen ser personas brillantes, con rasgos que les diferencian de sus perseguidores, como la inteligencia emocional, la sensibilidad, la creatividad, la integridad, la empatía, el talento y la dedicación”. Y va más allá: “Los acosadores suelen ser personas mediocres, que actúan por envidia, inseguridad o por necesidad de control”.

Según el estudio Cisneros VI, dirigido por el mismo Piñuel, la Administración pública es donde más trabajadores (el 22,5%) son víctimas de mobbing. En más de la mitad de los casos (55,3%), el acosador es el jefe directo, y en un 16%, otro alto mandatario. Los subordinados, por su parte, son los responsables de esta presión en el 8,9% de los casos, según el estudio. Entre las conductas nocivas más prevalentes destacan las de “asignar trabajo sin valor” (7,3%) o “por debajo del nivel o categoría profesional” (7%); “evaluación del trabajo inequitativa o sesgada” (5,8%), así como “presionar exagerada e innecesariamente para hacer el trabajo”, que se produce diaria o semanalmente en el 4,7% de los casos.

A pesar de su frecuencia, el acoso laboral aún no está tipificado como delito en el código penal. Eso sí, ahora mismo hay un anteproyecto de ley para incorporarlo antes de 2007, con lo que se podrá castigar con hasta dos años de cárcel.

Con el propósito de prevenir este problema, los expertos señalan a la formación y a la comunicación interna como principales herramientas. Los conocimientos del propio Piñuel han influido en el Mobbing Research Institute, desde donde se apoya con diversos planes de acción a todas aquellas compañías que quieran erradicar este tipo de violencia.

El Instituto de Formación Avanzada (Infova) ofrece cursos de formación, en los que se trabaja, por un lado, la autoestima de los trabajadores, explica su director general, Gonzalo de Miguel. Por el otro, “se trata de inculcar entre los directivos la necesidad de potenciar en el seno de su empresa valores como el respeto, la responsabilidad y la excelencia”. La empresa Más Vida Red, por su parte, cuenta con una línea de prevención que apuesta por la comunicación interna, así como por la atención psicológica individual, que contribuye a paliar los efectos negativos del mobbing, apunta Salvador Andreu, consultor de esta compañía en el área de Salud.

Sección Sindical de CCOO en Orange
Pº Club deportivo 1, 28223 Pozuelo de Alarcón Madrid
Parque Empresarial La Finca Edificio 13 Pta 0
Tfno: 912521695 - 912521696 Fax: 912520861 Email: comitempresa.es@orange.com